Egocentrismo y narcisismo ¿Es lo mismo?

egocentrismo
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

A menudo se suele confundir los términos egocentrismo y narcisismo pero… ¿Realmente son lo mismo? No te preocupes si no conoces la diferencia entre ambas por que en este artículo te vamos a mostrar todo lo que necesitas saber para no volver a confundir ambos términos.

Ten en cuenta, que pese a que ambas palabras son muy similares y a menudo se suelen confundir realmente no es para nada lo mismo y te lo vamos a demostrar.

¿Qué es el egocentrismo? Significado de egocentrismo

Seguro que si te preguntamos qué es el egocentrismo sabes perfectamente lo que es pero ¿Realmente conoces cual es la definición de egocentrismo?

Según la RAE y su definición de egocentrismo “Exagerada exaltación de la propia personalidad, hasta considerarla como centro de la atención y actividad generales.”

Por lo tanto, el correcto significado de egocentrismo sería un conjunto de conductas de comportamiento como la ambición, el exhibicionismo o la arrogancia que busca la exaltación de la persona que las lleva a cabo.

Es decir, las personas egocéntricas se creen el centro del mundo y por lo tanto, más importantes y relevantes que los demás. Por si esto fuera poco, creen que sus propias opiniones o intereses están por encima del de los demás. Es decir, son individuos que se autoproclaman especiales y superiores a los demás y cuya arrogancia les acarrea problemas a la hora de relacionarse con el resto de personas.

No obstante, y pese a lo que pudiera parecer en un principio, una persona ególatra puede tener un personalidad encantadora y comportarse como un déspota a la vez. De hecho, en sus relaciones (amorosas y familiares) suelen ser aprovechados y manipuladores.

Esto desencadena una gran dificultad a la hora de trabajar en grupo y establecer amistades con otras personas puesto que no aceptan la crítica y menosprecian al resto.

Tipos de egocentrismo

Podemos distinguir entre 3 tipos de egocetrismo basados en la edad del afectado puesto que es común que en ciertas edades tempranas el egocentrismo sea natural y no preocupante.

No obstante, en edades más avanzadas esto puede llegar a ser un problema a la hora de establecer relaciones sociales. Por todo ello distinguimos 3 tipos de egocentrismo:

Egocentrismo infantil

Entre los 3 y los 6 años es muy común que los más pequeños tengan una serie de características preconceptuales conocidos comúnmente como el egocentrismo infantil.

El niño en todo momento se considera como el centro del mundo y todo está orientado a su propio beneficio. Esto puede implicar una despreocupación total del resto del entorno y que el niño no comparta por ejemplo sus juguetes con otros niños.

Egocentrismo adolescente

En la búsqueda de una identidad propia, el egocentrismo adolescente es inevitable debido a que el adolescente esta buscando su propia personalidad dentro de un proceso de desarrollo personal.

Además, es importante recordar que durante la adolescencia se producen alteraciones biológicas que condicionan el pensamiento y la forma de actuar del adolescente con el mundo ya que aún no ha logrado adquirir una autopercepción clara de sí mismo y está aún formando su personalidad.

Egocentrismo maduro

El egocentrismo maduro es el más preocupante y es aquel que permanece tras la etapa de autoconcepción de uno mismo, es decir, pasada la adolescencia.

La persona egocéntrica en este caso tendrá casi con total seguridad problemas de índole social, laboral y amoroso por no saber relacionarse correctamente con el entorno que le rodea.

Qué es el narcisismo. Significado de narcisismo

El narcisismo es el amor que dirige el sujeto a sí mismo tomado como objeto. Normalmente, se suele asociar al narcisismo patológico con gente con autoestima baja en contra de lo que exteriormente expresan de sí mismos.

Por todo ello, si se quiere saber qué es el narcisismo el significado de narcisismo correcto sería: Persona con algunos desórdenes de la personalidad en que el paciente sobrestima sus habilidades y tiene una necesidad excesiva de admiración y afirmación.

Las personas que padecen el Trastorno Narcisista de la Personalidad suelen mostrarse como individuos con una alta autoestima de cara a los demás. Sin embargo, interiormente suelen tener carencias importantes.

La persona narcisista necesita de forma desmesurada aparecer en el primer plano frente al resto de personas lo cual hace que se produzco una desvinculación del resto de personas ya que además estos carecen de un interés auténtico por los demás (falta de empatía).

Es decir, les importa poco o nada lo que les rodea ya que continuamente se están focalizados en sí mismos salvo que estas terceras personas les halaguen y les confirmen su autopercepción y aires de grandeza. 

Tipos de narcisismo

El narcisismo en sí es muy amplio  y por ello existen diferentes tipos de narcisismos como los que te mostramos a continuación:

  1. Narcisismo dependiente. Es la persona que está encantada de conocerse a sí misma. No obstante, este se encuentra desesperado por que otros le validen. Suelen ser obsesivos a la hora de conseguir la aprobación del resto.
  2. Narcisismo poderoso. Es aquel tipo de narcisimo en el que la persona intenta imponer su voluntad al resto y disfruta sometiendo al resto a su voluntad.
  3. Narcisismo fantasioso. Se suelen aislar a un mundo imaginario en el cual se sienten tan grandes como deberían de ser en la realidad. Este tipo de narcisistas suelen creerse mediocres en su manera concreta de comportarse en el día a día.
  4. Narcisismo físico. Centran todo a la imagen que proyectan ante los demás que generalmente suele manifestarse en obsesión por la valoración del propio cuerpo para que este cumpla con los estándares de belleza actuales.
  5. Narcisismo embaucador. Son aquellos que se sienten bien consigo mismo cuando con sus habilidades logran engañar a los demás para su propio beneficio.
  6. Narcisismo amoroso. El afectado tiene unas expectativas poco realistas de lo que debería de ser una relación y por este motivo es muy posible que tenga numerosos fracaso amorosos ya que idealiza las relaciones amorosas de una forma cerrada.
  7. Narcisismo de salvación. La propia persona se cree que es capaz transformar vidas y de educar a otras personas para que encajen en su manera de ser y de pensar.
  8. Narcisismo violento. Este caso es típico de personas con un baja tolerancia a la frustración ya que este continuamente piensa que se le ha faltado al respeto o no se le ha tratado bien. Por lo tanto, son continuos los estallidos de ira injustificados lo que puede desembocar en problemas para establecer relaciones sociales.
  9. Narcisismo del mártir. Piensan que uno es más digno que el resto y por ello sufren y piensan que se sacrifican constantemente.

Conclusiones

Cómo has visto a lo largo del artículo, el egocentrismo y el narcisismo se suelen confundir ya que comparten ciertos patrones “comúnes” pero en el fondo no tienen nada que ver.

De todos modos, tanto en un caso con en el otro, estas conductas acarrearán problemas sociales a quien las pacede ya que estos transtornos producen el rechazo de la gente que los rodea.

Por lo tanto, si conoces algún caso cercano de narcisismo o egocentrísmo desmesurado lo mejor será acudir a un especialista que ayude a la persona que lo sufre ya que aunque el afectado no lo exprese externamente, seguramente, en su interior esté viéndose afectado por su actitud pudiendo desembocar incluso en una futura depresión.

Subscribete a nuestra newsletter

Si deseas conocer las últimas novedades en psicología no dudes en suscribirte.

Comparte este post con tus amigos

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin