¿Eres hipocondríaco? Te damos 5 consejos para superar tu hipocondría

hipocondria

Es muy común encontrarse a alguien que siempre piensa que está enfermo o cree estarlo de forma permanente.

De hecho, muchas personas le suelen llamar comúnmente el pupas, el lesionado o el quejica.

Sin embargo, todo puede ser mucho más profundo e importante que eso.

Puede que en el caso que acabamos de citar estemos ante un claro caso de hipocondría, es decir, esa persona podría ser hipocondríaca.

Por todo esto, queremos explicarte en que consiste este síndrome y como se puede localizar ya que puede ser algo tremendamente molesto para la persona que lo sufre y su entorno.

¿Qué es la hipocondría?

La hipocondría es un trastorno de ansiedad.

Las personas que son hipocondríacas se encuentran preocupadas por su estado de salud constantemente y para ellos cualquier señal de cambio en el cuerpo les confirma que tienen una enfermedad.

Estas personas están constantemente preocupadas y convencidas de que están enfermas por lo que siempre están alarmados y mirándose continuamente el cuerpo.

Pese a que podría parecer que con una visita al médico estas personas se quedarían tranquilas la realidad es muy distinta.

Cuando estas personas acuden al médico inicialmente se quedan tranquilos pero pasado un tiempo vuelven a preocuparse por una posible enfermedad ficticia.

Síntomas que sufre un hipocondríaco ¿Cómo saber si soy hipocondríaco?

A menudo es complejo determinar si una persona es o no hipocondríaca ya que los síntomas de un hipocondríaco podrían ser verdad y que realmente la persona esté padeciendo algún tipo de enfermedad.

Es decir, no hay forma de saber si el afectado está diciendo la verdad o simplemente es todo fruto de su mente.

Por reste motivo, muchas personas se preguntan a menudo ¿Soy hipocondríaco? o se hacen test online para averiguarlo cuando continuamente están aquejados de algo y la gente de su entorno les culpa directamente por ello de forma continua.

Por todo ello, como siempre, lo mejor será acudir al médico o al psicólogo especializado en el tema para que este sea el que determine el grado de trastorno si es que realmente existiese.

No obstante, te dejamos una serie de síntomas comunes para detectar posible patrones de trastorno de la hipocondría para que de esta manera tengas más claro si cumple el perfil de un hipocondríaco:

  • Elevado nivel de ansiedad con respecto a su salud. Es decir, continuamente piensas que estás lesionado o tienes alguna dolencia física.
  • Elevada preocupación por cualquier tipo de cambio en el cuerpo. Ante el más mínimo cambio en el cuerpo acudes al médico para corroborar que no es nada serio.
  • Excesivo control de la salud. El exceso de control ya sea en salud o cualquier otro ámbito nunca será sano mentalmente hablando.
  • Visita continua a portales médicos online en busca de respuestas médicas. A menudo, muchos de estos portales «escritos por médicos» no son profesionales y hablan de temas de la salud sin conocimiento del paciente. Por este motivo, no se recomienda para nada hacer caso al 100% de la información médica de internet.
  • Sometimiento a continuos exámenes médicos. Las personas hipocondríacas continuamente se realizan controles de sangre y analíticas con el fin de estar controlados en todo momento. Esto les da una falsa y temporal seguridad.

5 consejos para superar tu hipocondría

A menudo, los afectados por este trastorno se suelen preguntar que hacer para curar la hipocondría o como pueden superarla.

Sin embargo, este trastorno es mucho más complejo de solucionar y su respuesta no es sencilla.

Por ello, las principales recomendaciones que podemos ofrecer para los familiares o amigos cercanos del afectado son las siguientes:

  1. Animar y acompañar al afectado a realizar una terapia dirigida por un especialista. Cómo siempre, la ayuda profesional será fundamental  para tratar la hipocondría.
  2. Evitar hablar continuamente del tema (Evitar llamarle el pupas, el lesionado y similares) y aportar información tranquilizadora a la persona afectada sobre su supuesta dolencia. Dar tranquilidad en todo momento será fundamental para que el afectado esté tranquilo.
  3. Limitar el acceso a páginas web que hablen sobre temas de salud. Esto se podrá hacer mediante filtros de internet a ciertas páginas relacionadas con una temática.
  4. Tranquilizar al afectado y en caso extremo acudir al médico para confirmar que sus sospechas son infundadas.
  5. Intentar no responder a sus dudas con inseguridad. Si te preguntan ¿No tendré nada grave verdad? tendrás que contestar de forma breve, directa y segura para reasegurarle que no es nada grave y que de esta manera el se quede tranquilo
Quizás te interesa
Formulario de contacto
Déjanos tu teléfono

Y te llamaremos en el menor tiempo posible.