Pensamientos Intrusivos. Qué son y cómo frenarlos

pensamientos intrusivos
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

A menudo puede darse el caso de que se vengan a nuestra mente imágenes o ideas desagradables de forma repentina sin que seamos capaces de controlarlos. A estos pensamientos se los conoce como pensamientos intrusivos.

Estos pensamientos intrusivos son pensamientos involuntarios y no deseados que en algunos casos pueden derivar en una obsesión si no se controlan.

Por todo ello, hoy vamos a contarte que son realmente los pensamientos intrusivos, qué tipos existen, cuales son sus causas y como ponerles remedio para que te dejen de afectar de forma tan drástica.

¿Qué son los pensamientos intrusivos?

Los pensamiento intrusivos suelen afectar a una gran parte de la población y estos son pensamientos no deseados que inquietan a las personas de forma involuntaria incontrolablemente.

Es decir, estos pensamientos vienen a nuestra mente sin que nosotros seamos capaces de controlarlos. De hecho, estos pensamiento se han planteado como una parte más de la condición humana debido a la gran cantidad de personas que sufren este tipo de situaciones de forma reiterada.

Históricamente estos pensamientos se han asociado a personas con un trastorno obsesivo-compulsivo (TOC) cuyos afectados son menos capaces de controlar dichos pensamientos. Sin embargo, estos pensamientos afectan a toda la población en mayor o menor grado.

Tipos de pensamientos intrusivos

Existen una serie de tipología en cuanto a los pensamientos intrusivos. Estos tipos de pensamiento intrusivos serían:

Pensamientos intrusivos violentos

Los pensamientos intrusivos violentos pueden llegar a derivar en acciones violentas como tal si no se controlan. Estos pensamientos basados en hacer daño pueden estar referidos al afectado o a las personas que le rodean.

Por lo general, estos pensamientos según un estudio del psicólogo Rachman suelen agruparse en:

  • Causar daño a terceras personas.
  • Desear o imaginar mal ajeno.
  • Impulsos violentos de atacar a una persona, un niño o un animal.
  • impulsos de gritar o abusar de alguien.

Pensamientos intrusivos sexuales

Ocasionalmente, todo el mundo tiene pensamientos intrusivos sexuales inapropiados como besar, tocar a conocidos, extraños, etc independientemente de la edad.

Todo el mundo tiene pensamientos sexuales inapropiados. Sin embargo, las personas con TOC suelen darle una mayor importancia lo cual les genera una mayor ansiedad y aflicción.

Uno de los más comunes pensamientos sexuales intrusivos se produce cuando una persona obsesiva duda de su identidad sexual. Esto puede llevar a una depresión del que lo sufre por el auto-odio que se produce en la persona que los siente.

Pensamientos intrusivos religiosos

Los pensamientos intrusivos religiosos también conocidos como pensamientos blasfemos son un componente común de las personas con TOC y de gran arraigo religioso.

Los sufrió gente tan importantes como Martín Lutero e Ignacio de Loyola los cuales se obsesionaron con imágenes del Diablo detrás de ellos.

Según el psicólogo Fred Penzel la mayoría de pensamientos intrusivos religiosos abarcan:

  • Pensamientos sexuales acerca de Dios, santos y figuras religiosas.
  • Imágenes mentales durante el acto de la oración o la meditación.
  • Poder ser poseído.
  • Temores a pecar o romper una ley religiosa.
  • Pensamientos blasfemos
  • Impulsos por decir palabras blasfemas o cometer actos blasfemos durante los servicios religiosos.

Pensamiento intrusivos TOC

Cuando los pensamientos intrusivos se producen en personas con el trastorno obsesivo-compulsivo (TOC), los pacientes son menos capaces de ignorar los pensamientos desagradables y pueden darle atención indebida a estos.

Las personas con pensamientos intrusivos y trastornos obsesivo compulsivo TOC sufren mas con este tipo de pensamientos llegando a derivar incluso en obsesiones graves.

Posibles causas de los pensamientos intrusivos

Nuestra mente de forma natural y racional tiende por defecto a rechazar o a negar todos aquellos pensamientos intrusivos molestos. Sin embargo, a veces estos pensamientos son incontrolables.

Históricamente las causas de los pensamientos intrusivos se han asociado a:

  • Preocupaciones relacionadas con la vida diaria.
  • Cualquier tipo de trastorno obsesivo – compulsivo (TOC).
  • Enfermedades mentales.
  • Estrés postraumático.
  • Ansiedad de la propia persona.
  • Problemas o trastornos de alimentación
  • Depresión. Especialmente en las depresiones post parto.
  • Posibles factores genéticos.
  • Situaciones personales límite. Cómo el diagnóstico reciente de cáncer

Consecuencias de sufrir este tipo de pensamientos

A menudo las personas que sufren este tipo de pensamientos suelen experimentar sentimientos de culpa, ansiedad, vergüenza o malestar por tener dichos pensamientos.

Sin embargo, es cierto que la gran mayoría de personas que experimentan estos pensamientos nunca llegan a realizarlos y solo sienten vergüenza por tenerlos ya que no son de buen gusto.

No obstante, aquellas personas que no sienten vergüenza, remordimientos o culpa por estos pensamientos suelen tener condiciones psicológicas más serias como psicosis en cuyo caso debería tratarse para que esto no derivase en acciones delictivas.

¿Cómo frenar los pensamientos intrusivos? Tratamiento

A la hora de tratar lo pensamientos intrusivos existen diversas formas.

  1. Mediante exposición: Esta práctica consiste en permanecer en una situación provoca ansiedad o que es temida hasta que la angustia o ansiedad disminuye. El objetivo es reducir la reacción de miedo, aprendiendo a no reaccionar a los malos pensamientos.
  2. Mediante terapia: La terapia cognitiva – conductual ha demostrado reducir los pensamientos intrusivos y para aquellas personas que no quieran un tratamiento de exposición.
  3. Mediante farmarcos: Los medicamentos antidepresivos o antipsicóticos pueden ser utilizados para los casos más graves.

Cómo evitar los pensamientos intrusivos [GUÍA]

A la hora de evitar este tipo de pensamientos lo más recomendable es realizar ejercicio físico y actividades saludables como el yoga o la meditación.

Si estos pensamientos intrusivos te complican realizar una vida normal lo mejor será acudir a un especialista que te enseñe a aprender herramientas para pensar de manera más saludable.

De todos modos, aquí tienes unas pautas básicas para combatirlos:

  1. Acepta que tú no eres tus pensamientos. Sepárate de ellos y míralos desde fuera. Tienes que tener claro que puedes seleccionar lo que piensas y descartar aquello que no necesitas.
  2. Realiza actividades que centren tu atención en el presente (yoga, Mindfulness, etc).
  3. Haz ejercicio físico con frecuencia. De todos es sabido los beneficios de realizar ejercicio físicos.
  4. Evita hablar demasiado de estos pensamientos. No ocultes tu problema.
  5. No te apoyes demasiado en los demás para evitarlos. De esta forma sólo lograrás pensar que no eres capaz de deshacerte de ellos por ti mismo y tu autoestima se verá reducida.

Subscribete a nuestra newsletter

Si deseas conocer las últimas novedades en psicología no dudes en suscribirte.

Comparte este post con tus amigos

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
1
¿Puedo ayudarte?
Powered by