8 Consejos para salir de la zona de confort

zona de confort
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

A menudo se suele utilizar la expresión salir de la zona de confort pero realmente muy poco se conoce sobre esa expresión. Lo que aparentemente es fácil decir puede suponer un gran problema para determinadas personas y por ello queremos ayudarte a hacerlo en el siguiente artículo.

Por todo ello, te vamos a descubrir que es eso de la zona de confort, por que deberías salir de ella y como hacerlo gracias a los consejos que te dejaremos a continuación. Créenos, pese a las barreras iniciales pueden llegar a ser elevadas salir de la rutina habitual de forma progresiva solo puede traerte beneficios tanto en el corto como en el medio plazo.

Por lo tanto ¿A que esperas para salir de la zona de confort?

¿Qué es la zona de confort?

Mucha gente conoce que es la zona de confort realmente. Bien, la zona de confort es un estado mental que nos mantiene encerrados en una misma rutina de tareas diarias y esto hace que nuestra vida pase sin grandes sobresaltos.

El ser humano es una animal de costumbres que se siente tranquilo sin grandes sobresaltos llevando a cabo siempre las mismas tareas sin arriesgarse a hacer algo nuevo ya que interrumpiría la rutina diaria y segura que llevamos.

Lo que en principio sería correcto, es decir, no salir de aquella zona de seguridad puede reducir el número de experiencias vitales necesarias para desarrollar nuestras capacidades sociales y humanas y volverse contra nosotros mismos.

Las situaciones incontrolables hacen que desarrollemos nuevas herramientas de afrontamiento que si nunca las tenemos nunca las podremos desarrollar.

¿Porqué debería salir de la zona de confort?

Es necesario cada x tiempo salir de la zona de confort por el simple hecho de conocer y vivir nuevas experiencias vitales que desarrollen nuestras capacidades y la capacidad sobretodo de adaptación a los distintos ambientes o situaciones.

Además, por mucho que nos empeñemos, la zona de confort proporciona una falsa seguridad ya que la vida no siempre es rutinaria y está llena de sobresaltos y problemas. Por este motivo, debemos de salir de la zona de confort para saber enfrentar estas nuevas situaciones desconocidas que aunque nosotros no las produzcamos acabarán por aparecer.

No salir  zona de confort suele estar asociado a una baja autoestima o de falta de confianza en uno mismo. Por todo ello, es necesario salir de la zona de confort para aumentar tu poder mental y dejar de lado las creencias limitantes que son tan perjudiciales.

Cómo salir de la zona de confort. 8 consejos para hacerlo

Es muy fácil decir salir de la zona de confort. Sin embargo, la realidad es muy distinta.

Por este motivo, aquí te traemos 8 consejos que podrás aplicar de forma progresiva para ir poco a poco saliendo de esa zona de fals seguridad que no te deja avanzar.

1. Crea desafíos en tu vida diaria

Es importante plantearse desafíos y romper con la rutina de forma más o menos regular para romper esa falsa seguridad que trae consigo la zona de confort. Alcanzar nuevas cimas supone asumir un riesgo y aceptar que pese a que no se nos den tan bien determinadas tareas hay que hacerlas para de esta manera superar nuestros miedos e inseguridades.

Además, enfrentarse a situaciones nuevas y desafiantes produce un nivel de ansiedad controlable que es positiva a la hora de mejorar nuestro rendimiento ya que el cuerpo reacciona de esa manera ante un estimulante.

No tienes por que hacer grandes cambios para llevar a cabo este paso. Simplemente bastará con cambiar la taquilla que siempre usas en el gimnasio, cambiar la ruta de vuelta a casa, etc.

2. Cambia la forma en la que actúas y piensas

Intenta buscar situaciones que te ayuden a salir de tu zona de confort que te hagan pensar y actuar de manera diferente a lo que harías de forma regular.

De esta manera, experimentarás acontecimientos y situaciones distintas en tu vida que harán que te vuelvas más flexible a cambios ¡Nunca se sabe lo que puedes descubrir cuando cambias la forma en la que actúas! Puede que hagas nuevas amistades o encuentres el amor durante el proceso ¡No te cierres en ti mismo!

3. Busca los cambios materiales

No hay nada mejor para abandonar la zona de confort que exponer al cuerpo a ambientes nuevos y novedosos. Por ello, una buena forma de hacerlo es cambiar la decoración de la casa, tu vestimenta, viajar a otro lugar, etc.

Con este paso, en vez de cambiar las situaciones a las que te enfrentas lo que harás será afrontar diferentes experiencias en espacios físicos distintos. Los cambios no son malos y el permanecer siempre en el mismo ambiente puede llegar a penalizarte.

4. No te pongas excusas

Tu mente de forma natural y como medida defensa natural intentará darte 1001 razones para no llevar a cabo estas nuevas rutinas.

Por ello, fíjate unos objetivos que aunque sean incómodos debas llevarlos a cabo. Se consciente de que has de hacerlo para que la mente no cree las famosas creencias limitantes que te han llevado hasta la situación de zona de confort en la que te encuentras y de la que tan difícil está siendo salir.

5. Oblígate a conocer gente nueva

Ponte como objetivo hablar al día con 5 personas totalmente desconocidas como el panadero, la vecina o quien quieras pero ¡No te cohíbas en hacerlo!

No hace falta que la conversación que entables con estas personas sea una conversación perfecta o inteligente, con romper el hielo será más que suficiente. Se natural y verás como todo fluye y la gente es amable contigo.

Es muy importante saber gestionar las interacciones con los demás a nivel personal y laboral ¿A que esperas para llevar a cabo el reto? Seguro que te llevas más de una sorpresa positiva.

6. Cuéntaselo a tus amigos y familia

Es muy posible que pese a que tu quieras salir de la rutina diaria tus amigos o familiares no estén por la labor. Por este motivo, cuéntaselo y anímales a que ellos hagan lo mismo. Al final, todos acabareis ganando en esta experiencia tan enriquecedora y puede que al final descubráis cosas maravillosas por el camino.

Además, de esta manera os podréis ir reforzando unos a otros aumentando y mejorando los resultados obtenidos.

7. Haz de los pequeños cambios una oportunidad

En los pequeños cambios está el éxito. Si ves que lo anterior es demasiado para ti puedes ir poco a poco. Prueba a despertar antes de que suene la alarma, tira algo que hace 30 días que no utilizas, cocina algo que nunca hayas hecho o probado.

Como ves, es todo mucho más sencillo de lo que puede parecer a primera vista si vas de poco en poco. No siempre salir de la zona de confort implica cambios grandes.

8. Haz actividades conjuntas ¡Apúntate a algo!

¿A que nunca te has apuntado a una clase colectiva por vergüenza? ¡Eso se acabo!

Apuntarse a clases colectivas de algo (pintura, cocina, deporte) te ayudará a mejorar tus relaciones sociales y a salir de tu zona de confort de forma rápida ya que hará que te enfrentes a una situación totalmente nueva.

Estas situaciones son ideales para conocer gente, nuevas rutinas y sobretodo te forzarás a hacer algo distinto a lo que la rutina te pide. Además, te darás cuenta de que la mayoría de gente es agradable.

Conclusiones

La zona de confort puede ser como bien dice su nombre cómoda. Sin embargo, esto no hará más que impedir tu desarrollo personal a cambio de una falsa seguridad que como has visto a lo largo del artículo no existe.

Por lo tanto, motívate y haz que las cosas cambien, seguro que por el camino encuentras cosas maravilllosas y un aprendizaje vital muy valioso.

Subscribete a nuestra newsletter

Si deseas conocer las últimas novedades en psicología no dudes en suscribirte.

Comparte este post con tus amigos

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
1
¿Puedo ayudarte?
Powered by