¿Sufres el famoso síndrome postvacacional? Te damos 10 trucos para superarlo

sindrome postvacacional

Este síndrome post vacacional es muy frecuente y se da principalmente en personas con una menor capacidad de resistencia a la frustración.

Entre los diversos motivos por los que se origina este síndrome postvacacional están factores como: unas vacaciones excesivamente largas, falta de motivación en el trabajo, poco apego al superior, etc.

Por todo ello, en este artículo te ayudaremos a conocer, identificar y aliviar los efectos de este síndrome postvacacional para que, de esta manera, sea un poco más llevadera tu vuelta al trabajo y no acabes sufriendo el famoso estrés laboral.

¿Qué es el síndrome postvacacional?

Antes de saber qué es el síndrome postvacacional has de saber que este no es una patología psicológica propiamente dicha.

Más bien se trata de un trastorno adaptativo a una nueva situación tras la vuelta de las vacaciones.

Este trastorno comparte sintomatología con patologías como el estrés ya que el trabajador no se siente capaz en su interior de atender a todas las tareas laborales que le han encargado.

Esta falta ánimo o desapego en el trabajo se produce tras la vuelta a la rutina tras las vacaciones.

De ahí el origen de su nombre «Síndrome Postvacacional«.

A menudo, este síndrome se suele asociar a un alto grado de estrés en el trabajo ya que su sintomatología es muy similar y, en parte, puede haber una relación entre ambos.

De todos modos no te preocupes, el síndrome postvacional no suele durar más de un mes y en caso de que sobrepase este tiempo lo recomendable será acudir a un psicólogo ya que puede haber mucho más detrás que una simple falta de desánimo tras la vuelta de las vacaciones.

Síntomas del síndrome postvacacional

Los síntomas del síndrome postvacacional varían según la persona en intensidad y tipología.

Hay gente a la que año tras año tras la vuelta a la rutina le afecta de forma continuada mientras que hay otros que directamente no se ven afectados por los efectos del síndrome postvacacional.

No obstante, este síndrome suele tener una un cuadro de sintomatología similar al estrés o la ansiedad como pueden ser:

  • Bajo estado de ánimo durante un periodo superior a los 2 días tras la vuelta al trabajo.
  • Decaimiento general del trabajador a la hora de realizar cualquier tipo de tarea.
  • Apatía y pasividad frente a cualquier aspecto vital y no solo laboral.
  • Ansiedad y sensación de no poder hacer frente a todas las situaciones que se le plantean tanto en el trabajo como en su vida diaria.
  • Falta de energía para llevar a cabo tareas tanto vitales como laborales.
  • Sensación de hastío.
  • Percepción de no ser capaz de adaptarse de nuevo a su trabajo viéndose constantemente superado por cualquier tarea que se le encarga.
  • Depresión.
  • Malestar generalizado ante cualquier situación.
  • Cambios de humor constantes y mayor grado de irritabilidad.

¿Cuáles son los efectos del síndrome post vacacional?

El principal efecto del síndrome post vacacional es la disminución del rendimiento y la calidad de vida de quien lo padece.

El afectado por lo general se encontrará mal tanto en el trabajo, como en su vida diaria y si estos efectos se extienden más de 2 o 3 semanas (Periodo normal de este síndrome) es posible que se necesite acudir a un profesional.

De todos modos, es muy reducido el numero de casos de síndrome post vacacional que requieren de la ayuda de un profesional o en caso de necesitarlo es muy común que se deba a otros factores como el propio estrés, la depresión o el propio estrés laboral.

Por ello, si los efectos del síndrome post vacacional perduran más de un mes este puede derivar en una ansiedad generalizada o un estrés crónico. En este caso, lo mejor será acudir a un especialista.

10 Consejos para superar el síndrome post vacacional

Lo bueno de este síndrome postvacacional es que suele ser pasajero y como has visto no suele durar más de un mes.

De todos modos, en caso de que este se alargase más de lo normal te dejamos 10 consejos para superar el síndrome postvacacional antes de acudir a un profesional:

  1. Reservar unos días previos al final de las vacaciones para que de esta manera la adaptación al puesto de trabajo sea más anticipada y relajada y menos repentina.
  2. No vuelvas de las vacaciones el día anterior justo para reincorporarse.
  3. Realiza ejercicio físico de forma regular durante el periodo vacacional. De sobra son conocidos los beneficios psicológicos de la actividad física.
  4. Reanuda antes de volver al trabajo las actividades extra laborales para volver a dar rutina al cerebro y que este no se encuentre con una situación de estrés repentino.
  5. Ve adaptando los horarios de la rutina diaria poco a poco. Es decir, ve progresivamente adelantando el despertador para que el día de la incorporación laboral no cueste tanto levantarse.
  6. Programa y ve adaptándote a las actividades poco a poco incluso dando lugar a faltar a algunas según el nivel de energía y humor que tengamos sin caer en la pereza. Se hace vital recuperar los hábitos saludables previos a las vacaciones.
  7. Intenta en la medida de lo posible contenerte con las comida y mantén buenos hábitos alimenticios. De esta forma, los efectos del cambio se disminuirán de forma considerable.
  8. Tómate la vuelta a la rutina diaria con calma para intentar evitar en la medida de lo posible el estrés en el trabajo.
  9. Tras la vuelta al trabajo es común tener un montón de tareas pendientes, tómatelo con calma y ¡En ningún caso te lleves trabajo a casa!
  10. Intentar realizar actividades sociales en la medida de lo posible como quedar con los amigos para tomar algo, realizar actividades físicas grupales. Esto ayudará a aliviar los efectos del síndrome postvacacional.
Quizás te interesa
Formulario de contacto
Déjanos tu teléfono

Y te llamaremos en el menor tiempo posible.