Depresión. Síntomas + 8 consejos para superar la depresión

depresion
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

A menudo la palabra depresión se suele utilizar a la ligera para explicar una situación temporal de desanimo o de astío generalizado. Sin embargo, nada más lejos de la realidad.

La depresión es algo muy grave y actualmente se encuentra entre las principales enfermedades psicológicas mundiales siendo esta la principal causante de gran parte de los suicidios que se producen actualmente.

Por este motivo, en este artículo te contamos qué es la depresión, cuales son sus síntomas, sus causas, su tratamiento y cómo empezar a superarla de forma paulatina gracias a una serie de pautas que encontrarás al final del artículo.

Aún así, y debido a la gravedad de la propia enfermedad, en caso de que algún familiar o amigo cercano tenga síntomas depresivos se recomienda incentivarle a que acuda acudir a un profesional cualificado.

¿Qué es la depresión?

La depresión es una enfermedad grave y común en la sociedad que afecta a quien la padece tanto física como mentalmente en la forma de de sentir y de pensar.

La depresión es una enfermedad tan grave que puede llevar a alejar a la persona afectada de su familia, amigos, trabajo y puede derivar en ansiedad, pérdida del sueño, pérdida del apetito, falta de interés o de placer, etc.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) la depresión es la cuarta enfermedad que más incapacidad provoca en el mundo. Además, según la OMS, el 20% de las personas padecen a lo largo de su vida una depresión de las cuales 70% de los pacientes con depresión son mujeres.

Subtipos de depresión

La depresión se puede dividir en cuatro subtipos:

  • Depresión mayor. Los síntomas depresivos son intensos en el doliente y suelen aparecen en forma de episodios (semanas o meses).
  • Distimia (o trastorno distímico). Los síntomas depresivos son de una menor intensidad pero pueden llegar a incapacitar al doliente puesto que se pueden volver crónicos ya que sus efectos duran como mínimo 2 años…
  • Trastorno adaptativo. Los síntomas son leves y se producen durante un pequeño periodo de tiempo. Normalmente estos se originan por algún tipo de estrés agudo y temporal que ha sufrido el paciente.
  • Otros trastornos depresivos. Otras enfermedades psiquiátricas como el trastorno bipolar y enfermedades no psiquiátricas como las anemias, la esclerosis múltiple, el hipotiroidismo…

¿Cómo se puede diagnosticar una depresión?

Ningún síntoma en concreto puede garantizar que el afectado este sufriendo una depresión.

Esto se debe a que muchas personas depresivas experimentan pocos síntomas depresivos mientras que otras todo lo contrario. Además, la gravedad de los síntomas también varía mucho en función de cada paciente.

Por si esto fuera poco, actualmente no existe ninguna técnica diagnóstica que sirva para realizar este diagnóstico y detectar anomalías tipicas de los trastornos depresivos.

¿Cómo saber si tengo depresión? Síntomas de la depresión

Como hemos visto anteriormente, no existe un síntoma exacto que garantice el diagnóstico de tener depresión por si solo. Por lo tanto es muy difícil saber si tengo depresión o no.

De todos modos, existen una serie de síntomas de la depresión que serán un fuerte indicativo de que el afectado sufre dicha enfermedad mental:

  • Tristeza de una intensidad superior a lo que sería normal. Existe una mayor sensación de pérdida de control e incluso la imposibilidad de la persona para motivarse.
  • Lentitud a la hora de realizar movimientos, gesticular, etc.
  • Irritabilidad y llanto fácil.
  • Temor y pavor a tomar decisiones por ridículas que sean.
  • Perdida del apetito.
  • Insomnio de despertar precoz (duerme bien las primeras horas pero se levanta pronto y al final no duerme bien).
  • Dificultad para pensar.
  • Dificultad para disfrutar de las actividades que ofrece la vida y que en ocasiones normales producirían placer o alegría.
  • Pensamientos pesimistas.
  • Aumento del sentimiento de culpa por cosas hechas en el pasado o por cosas que no tienen lógica alguna.
  • Pensamientos relacionados con la muerte como puede ser el suicidio.
  • Síntomas físicos como dolor de cabeza, molestias digestivas, dolor generalizado, etc.

Causas de la depresión

Pese al gran estudio que se ha hecho sobre las causas de la depresión aún no se tiene un amplio conocimiento de las causas que provocan las depresiones.

De todos modos, hay una serie de diversos factores comunes a la hora de determinar las causas de la depresión:

  • Personalidad del paciente. Estos suelen presentar síntomas de inseguridad, dependencia, hipocondría, perfeccionismo, autoexigencia…
  • Factores externos. Como pueden ser los problemas familiares, económicos o de salud.
  • Factores biológicos. Como alteraciones genéticas debido a la herencia familiar (en parte la depresión es hereditaria), alteraciones cerebrales (la alteración en el funcionamiento del área frontal y límbica del cerebro motivan la aparición de un trastorno depresivo) y alteraciones neuronales (falta de comunicación entre los neurotrasmisores como la serotonina, la noradrenalina o la dopamina).

Tratamiento

La depresión no es única y por lo tanto los tratamiento para la depresión son muy diversos ya que cada caso es un mundo y el grado de intensidad con el que se desarrolla la depresión es distinta en función de cada paciente.

Aunque existe un primer consenso a la hora de comenzar a tratar los trastornos depresivos, cada paciente requiere un abordaje específico.

Hay dos tipos de tratamientos para la depresión: el tratamiento psicológico y el tratamiento biológico. Que se opte por uno u otro tratamiento dependerá de:

  1. Si la depresión tiene un componente biológico importante que permita justificar el tratamiento biológico por encima del psicológico.
  2. Si la depresión se debe principalmente a la dificultad para afrontar una situación estresante real, se optará por el tratamiento psicológico es.

Tratamiento psicológico frente a la depresión

Mediante una terapia psicológica cognitivo-conductual se ha demostrado como el paciente mejora sus diversos trastornos depresivos de forma empírica.

El tratamiento psicológico frente a la depresión tiene tres objetivos principales:

  • El tratamiento de los síntomas depresivos propiamente dichos.
  • Estudio de los rasgos de personalidad del pciente que han predispuesto a la aparición del episodio depresivo para posteriormente modificarlos.
  • El aprendizaje de estrategias de identificación de los síntomas para dotar al paciente de herramientas que le permitan afrontar dichos síntomas.

Tratamientos biológicos

Dentro de lo que se conoce como los tratamiento biológicos frente a la depresión se puede hace una distinción entre tratamiento farmacológico y tratamiento electroconvulsivo.

  • Tratamiento farmacológico. Mediante antidepresivos que actúan en el organismo del paciente normalizando el funcionamiento de los neurotransmisores. Este método goza de una eficacia elevada (funciona en aproximadamente el 60% de los casos) y actualmente sus efectos secundarios son escasos y de poca intensidad.
  • Tratamiento electroconvulsivo. Es el método más agresivo de todos y solo se usa en casos de extrema gravedad. Este proceso en ningún caso produce en el paciente ningún tipo de dolor ni efecto secundario grave. Este tratamiento electroconvulsivo se realiza con anestesia general y se limita a pacientes no ha respondido previamente al tratamiento farmacológico.

8 Consejos para salir de la depresión

Se tiende a pensar que salir de la depresión es fácil. Sin embargo, nada más lejos de la realidad. No obstante, a continuación te dejamos una serie de pautas para salir de la depresión o al menos aliviar sus efectos.

De todo modos, y como siempre recomendamos, en caso de que los síntomas depresivos se vuelvan recurrentes lo mejor será acudir a un especialista cualificado.

  1. Realiza actividades que te hagan sentir bien contigo mismo. Realizar actividades te permitirá incrementar tu energía física y mental con el fin desenfocar la mente de los pensamientos negativos obsesivos.
  2. Positiviza tus pensamientos. Aprende a identificar tu pensamientos negativos (que salen de forma automática) y aprende a sustituirlos por pensamientos realistas, lógicos, racionales y positivos.
  3. Mejora tu autoestima. Con un buen nivel de autoestima y de autoconcepto de si mismo se reducen las posibilidades de sufrir un cuadro depresivo.
  4. Se asertivo. Aprende a defenderte de forma no violenta frente a los abusos, las presiones y las exigencias de los demás.
  5. Mejora tu inteligencia emocional. Acepta y tolera los diferentes estados emocionales. Aprende a controlarlos.
  6. Afronta las situaciones. Se ha de intentar no huir de aquellas situaciones que suponen un alto nivel de malestar.
  7. Establecer objetivos. Con ello se intenta evitar la perdida de interés por alcanzar objetivos que genera la depresión. Por ello, se han de plantear nuevos con el fin de estimular a la persona.
  8. Aprender a relajarse. Cuando el cuerpo está relajado, la aptitud psicológica es más serena y la manera de pensar se hace menos negativa.

Subscribete a nuestra newsletter

Si deseas conocer las últimas novedades en psicología no dudes en suscribirte.

Comparte este post con tus amigos

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
1
¿Puedo ayudarte?
Powered by